6. A dejarse la piel en los libros

La historia del libro guarda varias sorpresas en la obscuridad. Una de ellas surgió en Europa durante la Edad Media, se popularizó en el siglo XVI y se extendió hasta inicios del siglo XX. Dicha práctica nos recuerda que el contenido de un libro era (y es) crucial… pero también lo son los materiales. Hablamos de la bibliopegia antropodérmica.

Resultado de imagen para Anthropodermic bibliopegy

Quienes tengan nociones de etimologías ya imaginarán en qué consite esta técnica: encuadernación con piel humana. Para los años 1600, el auge de la imprenta y los resultados de las exploraciones en América habían generado un abaratamiento del libro, usándose materiales baratos para aquellos ejemplares que serían de uso cotidiano. Los libros de lujo utilizaban pieles de animales y todavía se recurría a una excesiva ornamentación para que el ejemplar destacara del resto. Entonces, ¿por qué la necesidad de encuadernar con la piel del prójimo?

Para responder esa pregunta, es necesario remontarnos a las justificaciones dadas en su momento con el objetivo de apropiarse del pellejito de alguien. Así, podemos identificar por lo menos tres categorías de personas susceptibles a convertirse en material de encuadernación, a saber:

Criminales

Un criminal sometido a juicio y ejecutado bien podía convertirse en un libro. En Inglaterra no era sorprendente que se usara la piel del ejecutado para encuadernar su expediente criminal. Después de todo, muchos de esos cuerpos eran utilizados para estudios de anatomía… y dejar la piel a un lado sería todo un desperdicio.

Sin embargo, esto no era siempre involuntario. En Estados Unidos, el ladrón y asesino James Allen (1930) dedicó buena parte de su vida a escribir su propio libro autobiográfico, haciendo un recuento de todos sus actos delictivos. Como última voluntad previa a su ejecución, expresó su deseo de que el libro fuera encuadernado con su propia piel y que le fuera regalado al detective que lo atrapó.

Bonitos detalles para recordar toda una vida.

Enemigos

Cuando todo falla, no hay mejor medio para defender tus ideas que el uso de la fuerza. Al menos eso parecían creer los líderes de la Revolución Francesa, quienes usaban la piel de los guillotinados para encuadernar ejemplares de la Constitución. O los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. O al menos eso dicen las leyendas.

Fans, acosadores y seres queridos

Existen personas dispuestas a todo con tal de permanecer cerca de sus ídolos por siempre. Un ejemplo de esto puede encontrarse en Les terres du ciel, un libro publicado en 1878 por el astrónomo francés Camille Flammarion. Sería un título más en la historia de los libros… si una admiradora no le hubiera donado su piel para encuadernarlo. Las versiones de esta anécdota varían mucho y colocan a la fan en una posición más o menos cuestionable en relación a su salud mental, pero el hecho es que una mujer donó su piel y el astrónomo encuadernó su libro con ella. Hoy el ejemplar está en poder de la Universidad de Harvard.

Otro caso de fans dispuestos a todo es el de André Leroy, quien en 1813 se coló a la morgue para robar la piel del escritor Jacques Delille y encuadernar todos los ejemplares que tenía del autor. Con situaciones así hasta da gusto no tener admiradores…

Por otra parte, hay bibliófilos que no están dispuestos a aceptar la partida de sus seres queridos. En una copia de Practicarum Quaestionum Circa Leges Regias Hispaniae, un libro publicado en el siglo XVII, se puede leer al final del libro una curiosa inscripción:

La cubierta de este libro es un recuerdo de mi querido amigo, Jonas Wright, quien fue desollado vivo por la tribu Wavuma, el 4 de agosto de 1632. El rey Btesa me entregó el libro, el cual era una de las posesiones más importantes de Jonas, junto con una buena porción de su piel, para forrarlo. Descanse en paz.

Qué tierno.

Otras motivaciones

El mundo de la bibliopegia antropofágica es bastante amplio. Otros motivos para usar piel humana en la encuadernación correspondían a un orden práctico, como guardar concordancia entre el contenido y el soporte material. Tal es el caso de ciertos ejemplares de Justine Juliette que se encuadernaron con la piel de varios senos femeninos. El caso se descubrió en 1793, terminando con la expulsión de los estudiantes de medicina que vendían la piel de las mujeres fallecidas a los encuadernadores.

Esta búsqueda de concordancia no se limitaba a libros eróticos. Por ejemplo, los médicos Anthony Askew (1722-1773) y John Hunter (1728-1784), mandaron a encuadernar con piel humana uno de los ejemplares de sus Tratados de Anatomía. Tenía que combinar, ¿no?

¿Cómo saber si mi libro tiene un nexo biológico conmigo?

Para saber si un libro fue encuadernado con piel humana, se han establecido varias técnicas a lo largo del tiempo. En principio, el olor del material es similar a la cera y puede confundirse al tacto con piel de cerdo. Al examinar con más cuidado, y dependiendo del ejemplar, es posible encontrar folículos que permitan hacer una distinción entre especies.

Resultado de imagen para james allen human skin book

Aunque las pruebas de ADN son posibles, no siempre pueden realizarse por el deterioro del material, contaminación por las manos que lo han sostenido o por el acabado tras la encuadernación. Por eso, se suelen utilizar dos pruebas complementarias: la huella peptídica (PMF por sus siglas en inglés) y la desorción/ionización láser asistida por matriz (MALDI).  A través del espectro obtenido en estas pruebas, es posible determinar el material analizado.

 


Si tienes un libro antiguo en tu librero, échale un vistazo. A lo mejor tienes en tus manos algo más que un recuerdo valioso por su contenido.

 

 

Anuncios

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s