Leer – Gabriel Zaid

Saludos, lectores. Me encuentro en recuperación del marasmo cognitivo que me había acompañado durante el mes de enero. He de confesar que no dejé de leer por completo, pero las dos obras que completé fueron casi un suplicio para mi perezoso cerebro. Por eso, salir de mi crisis de lector mediante Leer fue un alivio en mi camino.

Gabriel Zaid es un autor que conocí mediante el ensayo Cómo leer en bicicleta. Desde semejante hallazgo, me detengo a leer cada pieza suya que encuentre. Para bien o para mal, la gran mayoría se han mantenido en el género con el que comencé a leerlo y gracias a ello me he congraciado mucho con las posibles connotaciones de la lectura.

En el libro, encontrarán una compilación de ensayos que sintetizan el pensamiento del autor en lo político, literario, económico y hasta moral… a partir de las formas de leer. Y conforme nos movamos en los textos, encontraremos que leer se aleja en más de una ocasión de encerrarse en la biblioteca personal para adentrarse en un volumen grueso y polvoriento. Para Zaid, leer es una actividad totalizadora que puede comenzar con los libros, pero que se extiende a todas las facetas de la existencia, siempre y cuando el lector esté veraderamente comprometido con semejante forma de vida.

Resultado de imagen para leer en bicicleta

La selección está dividida en tres secciones. En Lectura y realidad hallaremos que leer nos vuelve más reales, amplía el mundo y nos vuelve más plenos; incluso, dedica varios ensayos a la poesía para destacar su rol como agente de cambio en el mundo.

El siguiente apartado es Práctica de la lectura, donde veremos asuntos relativos a la “practicidad” de la poesía, a su cualidad “milagrosa” y a poemas malogrados. Hasta este momento, habrá conexiones más o menos claras con el mundo fuera del libro, pero siguen siendo fenómenos anclados a lo literario. Escenario que se modifica en la segunda mitad del libro.

Lectura, conversación y cultura fue la selección de ensayos que disfruté más, porque en ellos se tiende el puente entre la lectura individual a la conversación con los demás y cómo ésta es la base de lo que se asume como cultura… Pese a que el mismo mundo literario esté organizado para no leer.

Muchos libros costosísimos que publican las grandes empresas para celebrarse a sí mismas, o como regalo de Navidad, siguen el mismo camino: de la celulosa convertida en papel impreso al papel impreso convertido en celulosa. Pero no importa. En los circuitos del aparato resonador, lo importante es que la celulosa reciclada una y otra vez genere resonancia, no lectura.

Algunos monjes creen que la oración sostiene el mundo. Que si todo no revierte a la nada es porque nunca faltan almas piadosas que rezan desde el fondo de su corazón. Creamos, inocentemente, que si el mundo del libro no se reduce a la circulación de celulosa, es porque nunca faltan lectores de verdad.

En este punto, sin leer a Zaid (el mismo pecado que refiere en el extracto anterior), podríamos pensar que limita su concepción de cultura al mundo de las humanidades y las artes. No obstante, el autor ya salió al paso para referir a la conversación cultural como un asunto científico y técnico aparentemente irreconciliable en dos inculturas. De igual manera, Zaid dedica varias páginas para analizar el aparato burocrático de lo cultural, a los universitarios que no leen, y a la confusión de la lectura con el mérito curricular.

La última sección, no por eso menos extensa, es Leer la realidad. Aquí encontraremos ejemplos concretos sobre cómo el autor conecta los libros y el sentido práctico de la vida cotidiana… llegando incluso a proporcionar ejemplos sobre la superación de la pobreza y asuntos de movilidad social. Los últimos ensayos cierran en torno a cómo la percepción se ha distorsionado al punto de preferir cosas que tener tiempo: “gracias al progreso, la vida no vivida, pero posible, lleva siglos de crecer más aprisa que la vida vivida, dejándola siempre atrás y empobreciéndola“.

El libro da un cierre redondo con Curriculum vitae, que no es sino la vida lectora (si es que podría haber otra) del autor.

Desde que empecé a leer, la vida (lo que la gente dice que es la vida) empezó a parecerme una serie de interrupciones. Me costó mucho aceptarlas, y a veces pienso que sigo en las mismas. Que en vez de dejar el vicio, lo llevo a todas partes. Que si, por fin, salí a la realidad (lo que la gente dice que es la realidad) fue porque también me puse a leerla.


Resultado de imagen para gabriel zaidGabriel Zaid nació en la ciudad de Monterrey, N. L., el 24 de enero de 1934. Se recibió de ingeniero mecánico administrador en el ITESM (1955) con una tesis sobre la industria del libro. En palabras del Dr. Bonifaz Nuño, “ha construido su obra de cultura escribiendo y actuando como poeta, ensayista, crítico, traductor, editor, investigador y difusor en variedad de disciplinas, preocupado siempre por problemas humanos”.

Ganó el Premio Xavier Villaurrutia (1972), el Premio Magda Donato (1986), y la Medalla Estado de Nuevo León en el área de Literatura (1990). Es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1986.

Ha publicado poemas y artículos en revistas y suplementos. Entre sus trabajos encontramos Fábula de Narciso y Ariadna (1958), Seguimiento (1964), Campo nudista (1969), Práctica mortal (1973), Cuestionario (recopilación de su obra poética, 1976), La poesía, fundamento de la ciudad (1963), La máquina de cantar (1967), Ómnibus de poesía mexicana (1970), Los demasiados libros (1972), Cómo leer en bicicleta (1975), El progreso improductivo (1979), La feria del progreso (1982), Adivinos y libreros (1986), De los libros al poder (1988), y Antología general (2004). Es editor de El otoño recorre las islas, de José Carlos Becerra; Cosillas para el nacimiento, de Carlos Pellicer; Antología poética, de Manuel Ponce, e Imprenta y vida pública, de Daniel Cosío Villegas.


Gabriel Zaid
Leer (2016)
Edición y selección de Fernando García Ramírez
México: Océano
256 pp.

 

Anuncios

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s