La guía básica del Ex libris

Si alguna vez se han asomado a las librerías de viejo o a materiales añejados de las bibliotecas públicas, es probable que más de una vez se hayan encontrado con una expresión artística asociada directamente con el libro: los ex libris, conocidos en inglés como bookplates. ¿A qué nos estamos refiriendo?

enhanced-buzz-2728-1363473923-8Un Ex libris es una pequeña estampa o sello que se coloca dentro de la cubierta de un libro con el propósito de identificar a su dueño. La locución ex libris significa “de los libros de” y normalmente precede al nombre del propietario, ya sea un individuo o una institución. Por lo general, los ex libris se realizan por artistas bajo comisión de personas que quieren marcar su propiedad de una manera más decorativa – y ciertamente más elegante – que sólo escribir el nombre. Los ex libris impresos se han utilizado por lo menos durante los últimos 500 años, aunque hay registros de ex libris pintados a mano en periodos anteriores… llegando a considerar como antecedente unos platos de cerámica anexos a varios rollos de papiro, donde se afirmaba que provenían de la librería del faraón Amenofis III.

Actualmente, los ex libris elaborados por artistas contemporáneos se realizan más para intercambiarse que para marcar la propiedad de un libro. Tienden a ser ediciones limitadas dirigidas a coleccionistas, pero los ex libris de verdad que se usan bajo su propósito original también son ampliamente coleccionados y estudiados por los especialistas.

¿Cómo se hace un ex libris?

En realidad no hay un método único o exclusivo para realizar un ex libris, pues se han utilizado todo tipo de técnicas durante siglos. Los primeros ex libris impresos surgieron hacia 1470, cuando los primeros usos de la imprenta de Gutenberg dispararon la creación de libros.

Las técnicas tradicionales incluyen la impresión en relieve, calcografía, serigrafía y litografía. También se han utilizado otras técnicas de índole industrial como offset o fotograbado en la producción de ex libris, sobre todo cuando se requiere de un gran número de impresiones. No obstante, los artistas y diseñadores actuales suelen aprovechar los recursos tecnológicos actuales para sus trabajos.

Cuando los ex libris se producen por una técnica original, suele tratarse de una edición de 50 a 100 impresiones, todas firmadas y numeradas por el artista. Por lo general no sobrepasan los 13 x 13 cm, pues tienen que encajar en cualquier libro. Normalmente se imprimen en un papel ligero (que no exceda los 200 g/m²) porque un papel más grueso evitaría que el libro cierre correctamente. ¡Mucho cuidadito con los detalles!

¿Qué tipo de temas e imágenes se usan en los ex libris?

Un ex libris puede ser desde una etiqueta con el nombre de la persona hasta un trabajo artístico más elaborado en el que el nombre se integra cuidadosamente dentro del diseño. Si el ex libris va a ser para una colección específica, suele mencionarse en su contenido (por ejemplo: ‘De la colección de astronomía de Pepito’ ‘Ex eroticis John Doe’); también puede incluirse el domicilio del dueño … aunque resulta riesgoso si es algo sujeto a cambio, o el año en el que se realizó la marca. La calidad de la inscripción es tan importante como la calidad del diseño: ¿de qué sirve invertir en una obra de arte que no alcanza a imprimirse bien?

El motif del ex libris es totalmente variable. Hasta el siglo XVIII, la mayoría de los ex libris eran heráldicos, considerando que mucha gente podría reconocer un escudo de armas en específico aunque no supiera leer. Posteriormente se volvieron pictóricos y tendían a reflejar las vanguardias artísticas de su tiempo. El tema que el artista utiliza para el ex libris generalmente está vinculado a los intereses de su cliente (¡imagínense si no!). En ocasiones también se le especifica al artista sobre el tipo de libros a los que se va a etiquetar con el encargo. Las posibilidades son infinitas.

¿Cuántos ex libris se han hecho hasta hoy?

Diría que es imposible tener una cantidad exacta, pero las asociaciones de coleccionistas estiman que el número pasa del millón, entre 1470 y la actualidad (en resumen: tampoco tienen idea). Si bien se trata de una costumbre europea, se ha esparcido ampliamente al continente asiático – Japón y China, principalmente, y a Latinoamérica. Europa Oriental tiene una tradición bastante rica en este arte y muchos de los mejores ex libris a ojos expertos han sido producidos por artistas rusos, checos y eslovacos.

Muchos de los grandes artistas reconocidos universalmente han hecho ex libris, entre los que encontramos a Durero, Cranach, Hogarth, Boucher, Beardsley, Klee, Giacometti, Picasso y Dalí; mientras que varias personalidades se decidieron por su uso: William Penn, Lavoisier, Dickens, Bismark, Conan Doyle, Gloria Swanson, Mussolini, Charlie Chaplin y un larguísimo etcétera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ciertos museos y bibliotecas públicas tienen colecciones de ex libris, algunas de ellas abiertas al público para su consulta. En el medio de los coleccionistas se asume que el acervo más amplio en este ramo corresponde al museo Frederikshavn, en Dinamarca.

¿Por qué la gente colecciona ex libris?

Más allá de algunos casos aislados, fue a partir del siglo XIX que la gente comenzó a coleccionar ex libris, complementando su apreciación de las artes gráficas y de un interés histórico, artístico, sociológico y/o bibliófilo. Actualmente hay unos 10 000 coleccionistas por todo el mundo. Usualmente comisionan a los artistas para hacer ex libris extravagantes que les sirvan para intercambiar, en lugar de emplearlos para su propósito original.

Los intercambios de ex libris permiten que se mantenga una red de comunicación internacional entre coleccionistas, llegando a la formación de asociaciones y congresos dedicados a este campo. Existen aproximadamente 40 asociaciones de coleccionistas de ex libris en el mundo, como la  Bookplate Society en el Reino Unido, la Deutsche Ex-libris Gesellschaft alemana, o la American Society of Bookplate Collectors and Designers en EEUU. México cuenta con la Asociación Mexicana de Ex libris (mexlibris, según un blog… aunque la última vez que vi era una tienda en línea).

El arte de coleccionar ex libris es tomado en serio, al punto de que aquellos que se realizan para personas ficticias o que se dedicaron a celebridades que jamás los usaron (o ni siquiera los recibieron) suelen llamarse pseudo-exlibris y son vetados de cualquier competición o asunto relacionado con las asociaciones.

¿Por qué hacer – o encargar – un ex libris?

La respuesta más corta es porque sí (lo cual tiene más sentido si le echan un vistazo a este texto de Óscar de la Borbolla). Si quisiéramos dar una respuesta categórica digna de un infomercial, podríamos decir que es una manera de perpetuar una tradición que tiene más de 500 años rolando por el mundo. También son un desafío para el artista: ¿cómo diseñas un trabajo pequeño – para ti, un cliente o un amigo – que identifique al dueño del libro y refleje su personalidad y preferencias?

ex-libris-mx1

Asimismo, el ex libris ejerce cierto grado de presión para alguien que recibió un libro prestado (o robado, si dejamos las sutilezas a un lado): es el recordatorio constante de que ese libro debe volver a su dueño. Y si somos bibliófilos / bibliomaniacos empedernidos puede ser un tributo adecuado para el libro, que pese a la tecnología actual permanece como el vehículo primario para transmitir conocimiento y ser una fuente constante de satisfacciones.


 

Si alguien se ofrece para hacerme un ex libris, estoy abierta a propuestas. Nomás digo.

Anuncios

4 comentarios

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s