Saki – Cuentos escogidos

El genio consiste precisamente en una capacidad infinita para tomar precauciones.


 

¡Saludos, lectores! No me he olvidado del reto y para tal propósito nos hemos transportado a Reino Unido. Quizás sea un poquito tramposo considerar a Saki como un escritor británico cuando su lugar de nacimiento es Birmania, pero está justificado plenamente, tal y como podemos apreciar gracias a su ficha biográfica. Como algunos de mis queridos lectores recordarán, ya había compartido los datos del autor y uno de sus cuentos durante las vacaciones de diciembre.

Esta compilación de cuentos es una muestra magnífica del trabajo literario de Saki y atraparán hasta al más apático de los lectores, tomando en cuenta la brevedad, el desarrollo sutil que conduce hacia finales sorpresivos y por supuesto, el sentido del humor presente en cada uno de los cuentos. Se trata, pues, de esos libros que pueden completarse en una sentada, pero que son motivo de regocijo constante y divierten sin importar cuántas relecturas hayamos hecho.

Saki nos guía a través de los manerismos y las buenas costumbres vigentes en su época, denunciándolas sin piedad a través del sarcasmo. Sus personajes se mantienen sin perder un sentido de plausibilidad pese a la brevedad de las historias en que se desenvuelven; las circunstancias que los rodean no dan lugar a que pierdan la compostura, pero sí a que terminen cometiendo deslices con consecuencias fatales para lo que alguna vez habría sido una imagen respetable.

Esta rigidez e infranqueable voluntad por mantener las apariencias pueden llevarnos a extremos totalmente absurdos y ridículos que – dentro de los cuentos – podrían haberse solucionado mediante actos de sinceridad que romperían con la fachada políticamente correcta de los personajes. En El método Schartz – Metterklume vemos a una pasajera que ha perdido el tren y termina en una mansión debido a que la confundieron con una institutriz que, en teoría, llegaría ese mismo día a la estación. Ella no es capaz de revelar su verdadera identidad, pero aprovecha las circunstancias y pone en aprietos a sus supuestos empleadores… Quienes deben decidir si mantienen su apariencia o caen en una incorrección para solucionar el problema.

Los cuentos tienen una narrativa bastante simple, pero cargada de detalles que dan profundidad a la historia. La posición de un objeto o personaje, que al inicio de la historia se menciona como algo trivial, cobra vital importancia para el momento climático en la narración, como sucede en Crepúsculo: una barra de jabón es la que determinaría las cualidades morales… si tan sólo no se hubiera perdido en algún punto del camino. En La reticencia de Lady Anne, todos los indicios que conducen a la conclusión de la historia se presentan como elementos comunes de una discusión “civilizada”: ella guarda silencio, mantiene su rígida postura y ni siquiera se toma la molestia de voltear a ver a su marido. Hasta la conducta del perro nos da la pista fundamental: nuestra humanidad nos impide ver lo más evidente de la naturaleza.

En los cuentos, es muy común que los animales sean portavoces de lo razonable. Conducidos por la lucidez de sus instintos, sus actitudes y pensamientos contrastan totalmente con la hipocresía que suelen mantener sus dueños y los interlocutores humanos. O, como sucede en Gabriel Ernesto, las presencias sobrenaturales juegan muy malas pasadas al protagonista debido a la incapacidad de romper con los buenos modales, aunque la vida de otros esté en juego.

Los cuentos de Saki justifican plenamente su reputación como escritor y reflejan con una agudeza increíblemente sutil (pero no por eso menos tangible), los vicios y defectos que él percibía en la sociedad británica de sus tiempos. No obstante, el carácter de los personajes y sus relaciones con el medio están desarrollados con tal maestría que podremos cruzarnos con escenarios similares a los de los cuentos en nuestros andares cotidianos.


Saki (H. H. Munro)
Cuentos escogidos
Argentina, primera edición.
Editorial Claridad

 

 

 

Anuncios

4 comentarios

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s