14. El cartero del rey

Volviendo al tema que había quedado pendiente, regreso con esta obra dramática de Tagore, publicada originalmente en 1912. Se han hecho adaptaciones cinematográficas y numerosas representaciones en teatros de todo el mundo desde entonces. Si bien es una obra bastante breve, su sencillez nos traslada hacia rumbos insospechados.

En esta obra conoceremos a Amal, un niño que es adoptado por su tío tras el fallecimiento de sus padres. Desafortunadamente es víctima de un padecimiento incurable, por lo que el médico le prohibe estrictamente salir de casa (“bien claro lo dicen los libros”). Sentenciado a pasar el resto de su vida entre cuatro paredes, Amal se contenta con explorar el mundo desde su ventana, por lo que conocemos sus anhelos de libertad y de una vida sencilla a través de su interacción con personajes locales. Una supuesta carta que pronto llegará y su deseo infranqueable de convertirse en cartero del Rey son lo que alimentan las esperanzas de Amal.

Si tienen experiencia revisando guiones teatrales verán que Tagore dista de descripciones detalladas y se dedica a explorar las ideas y emociones de sus personajes. Lo único que conocemos de los protagonistas es su nombre y poco más que eso, pues Tagore plasma a sus personajes en función de los ideales que representan. Por ende, el guión se presta a mucha flexibilidad para las puestas en escena.

Existen muchas interpretaciones posibles para esta obra. Una de ellas es que se simboliza a la India y sus intentos de separación del Imperio británico (disponible aquí). Si gustan de revisar textos académicos en inglés, les resultará interesantísima. Ahora bien, en un nivel más modesto, llano y poco argumentado, El cartero del rey me dejó estas impresiones:

En primera instancia, la obra contrasta una y otra vez dos perspectivas de la vida: la materialista, preocupada por el dinero y el saber mediante credenciales, y la idealista, cuyas preocupaciones giran en torno a conocer el mundo y descubrirlo más allá de las fronteras de la percepción inmediata. En varios diálogos entre Amal y los demás personajes se pone de manifiesto esta situación. Citemos al ejemplo más evidente:

Amal: Quiero ver esa montaña que se divisa desde la ventana… ¡Algunas veces me dan ganas de irme volando por encima de ella!

Madhav: ¡Eres tonto! ¿Tú crees que no hay más que ir y subirse a la punta de la montaña? ¿Y luego qué vamos a ver…? ¡Tú estás loco, hijo! ¿No comprendes que si esa montaña está ahí de pie, como está, está por algo? Si pudiéramos ir más allá, ¿para qué amontonar tanta piedra? ¿A qué habrían hecho una cosa tan grande? Vamos, hombre…

Amal: ¿Tú crees, tío, que la han hecho para que nadie pase? Pues a mí me parece que es que como la tierra no puede hablar, levanta la mano hasta el cielo y nos llama; y los que viven lejos y están siempre sentaditos en su ventana, la ven llamar… […]

En constantes ocasiones, el lector encontrará con que las fuerzas de Amal flaquean. Quiere volar hacia la montaña, convertirse en una ardilla o ser llevado por el Gran Médico en el mar del tiempo. Acercarse a ese mundo que no puede alcanzar y del que no sabe nada. Sus esperanzas se depositan en el sistema de correo porque éste bien podría considerarse un puente entre lo conocido y lo desconocido, entre el mundo inmediato y lo que está más allá.

La carta del Rey es otro elemento interesante, puesto que proviende de un mundo distante y misterioso trayendo un mensaje de alguien que nuestro protagonista espera con ansias. Pareciera ser una invitación para aproximarse a un nuevo mundo, alejarse del dolor, recibir a la muerte, quizás. De ahí que el final del libro tenga un cierre conmovedor y si bien melancólico, también resulta alegre para quienes esperábamos que Amal alcanzase la libertad.

Anuncios

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s