galería 10. La Encuesta Nacional de Lectura.

¡Saludos lectores! Pasamos el día 10 del reto diario en el blog. En esta ocasión quisiera ahondar un poquito en este célebre instrumento para decir “¡qué poquito leemos los mexicanos!”.

La Encuesta Nacional de Lectura y Escritura 2015 es elaborada por CONACULTA a través de diferentes organismos supeditados a su dirección. Por gobierno federal, si nos ponemos simples. Como siempre, es útil en las noticias para resaltar que en promedio, los mexicanos leemos menos de diez libros por año, que falta fomentar la lectura, etcétera. Por supuesto, no faltará quien diga que todo es culpa de Televisa y la caja idiota, cerrándose a cualquier otra posibilidad. Recordemos que Televisa es el diablo mismo…

Luego de pasar por la experiencia de levantar encuesta para una tesina, me quedó con las reservas de su uso. Recordemos que una encuesta no es la portadora de la verdad absoluta, pues está sujeta a muchísimas limitantes y condicionantes durante la aplicación. Desde el momento en que se hace la selección de la muestra ya estamos incidiendo en los futuros resultados. No obstante, decidí a compartir algunos de los principales datos obtenidos porque no dejan de ser un instrumento útil de análisis. Todas las imágenes son por cuenta del Observatorio de la Lectura. La presentación y el informe completos están aquí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como muchos de mis lectores casuales habrán visto en noticias, el dato al que se le presta más atención es al número de libros por año. Si bien en esta ocasión se manejó con mayor optimismo diciendo que “somos el segundo lugar en América Latina, así que leemos poquito pero más que buena parte de los hermanos latinoamericanos”. Ese tipo de afirmaciones me son tristísimas (mal de muchos, consuelo de tontos), porque no solamente son conformistas, sino que dan importancia a la lectura por cantidad. No digo que leer un libro al año sea algo digno de orgullo, pero leer cinco o veinte o cincuenta tampoco significa mucho si solamente son libros como estos. Puedo dedicar la mayor parte de mi tiempo a leer, pero si son pura TvNotas…

Me parecen mucho más interesantes los datos referentes a qué leemos, de dónde lo obtenemos y cómo preferimos nuestros libros. Es destacable que sólo el 10% de los encuestados combine libros electrónicos e impresos, mientras que los lectores exclusivos de libros impresos sean más del 80%. ¿Será por tradición fiel al libro? ¿Los ebooks no seducen tanto aunque puedan conseguirse con mayor facilidad? Podría ser también que gran parte de los encuestados no disponen – o no quieren hacer uso – de dispositivos electrónicos para leer.

Algo que me dio cierta gracia es la principal razón para no leer. La falta de tiempo carcome a muchísimos para impedirles leer. Seamos francos, es el pretexto más básico para no hacer cualquier cosa. Detrás de la falta de tiempo hay distribución de prioridades, compromisos externos y preferencias. Después de todo, suena más digno decir “soy una persona ocupada” a afirmar “no me gusta leer”, “qué flojera” o “me gusta más la tele”. Es lógico que como encuestados queramos dar una buena imagen de nosotros mismos y por eso, al hablar de preferencias y actividades, la mentira puede escurrirse de manera facilísima.

No quiero extenderme más, porque mil y un sorpresas están en el reporte completo. Los invito a asomarse a la Encuesta y revisar a detalle, hay mucha tela de donde cortar. Pero más que ver los datos, creo que deberíamos preguntarnos “¿y ahora qué?”

Anuncios

Un comentario

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s