9. ¿Por qué diantres leí estos libros?

Siguiendo con la línea de mi última entrada, les traigo contenido ligero e inútil para este lunes. Situaciones donde prevaleció la curiosidad, carecer de información previa, no querer juzgar a un autor por lo que se dice de él… O por el mero morbo y para hacer bullying con causa. Estos son libros que leí completos por lo menos una vez y que a mi parecer son malos, malísimos, deleznables. De esos casos en los que los arbolitos sacrificados lloran desde el Más Allá por haber sido usados en esos libros…

¡Comencemos con los tomatazos!

Crepúsculo, por Stephanie Meyer.

El furor por vampiros que brillan comenzó en mi ciudad durante la preparatoria. De repente vi que muchas compañeras andaban con un libro voluminoso bajo el brazo y no podía sentirme más extrañada, pues no era algo que se viera todos los días. Finalmente llegó el día en que una amiga mía me lo prestó: “es un libro muy bueno sobre vampiros, seguro que te encantará”. Me lo llevé emocionada, pues los vampiros son de mis criaturas favoritas. Abrí el libro, comencé a leer y…

El horror. Total y absoluto marasmo. Omitiendo la prosa totalmente lineal y carente de figuras retóricas que le dieran un poquito de sustancia, me encontré con una historia aburridísima y predecible al punto de que decía en voz alta la frase inicial de la siguiente página antes de voltear a mirarla. Pude terminar de leerlo sólo por ese juego, en ese afán de decirme que seguro no era tan plano, que eventualmente me equivocaría y el libro daría un giro sorprendente. Pero no.

No me pongo a hablar de los personajes tan burdos, que si no no acabamos. Cuando pasaron las películas y creí que el furor del querido Edward Cullen había pasado… ¡resulta que publican un fanfic erótico! 50 sombras había llegado. Mi estómago no se armó de valor para tanto.

El Alquimista, por Paulo Coelho

Ah, Coelho, el autor favorito para burlarse de él por Internet. Decir que un escritor es el Coelho de su país o de su género más explorado es casi decir que jamás debió escribir. Honestamente no creo que sea tan terrible, pero eso no lo exime de ser un mal escritor.

Compré este libro porque sí. Lo poco que había escuchado del libro sonaba interesante, ¿por qué no? Cuando lo leí no pude evitar pensar “¡pero si esto venía en mi libro de primaria! No es sino el cuento del pastor que sueña con un tesoro y viaja para descubrir que el tesoro estaba bajo la roca donde solía dormir”.

Básicamente pagué por una mala adaptación de un cuento de las Mil y una noches, llena de mensajes burdos de superación personal y un lenguaje que buscaba ser misterioso ante cuestiones simples. Un libro de autoayuda como tantos más. Tedioso.

Me dije tras alejar ese ejemplar espurio de mi biblioteca: “seguro que hay alguien peor”… y lo encontré.

[Redoble de tambor, por favor].

Los ojos de mi princesa – Un grito desesperado – Juventud en éxtasis. Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

Aquí está, la encarnación del Mal literario. El Rey, indiscutible soberano de los libros que son desperdicio de tiempo y espacio. Amo y señor de la autoayuda sin fundamento (asumiendo que no es pleonasmo) en México.

Desde lejos, la edición de los libros me genera dudas. Nada que genere más confianza que ponerle pegatinas y decir que es un bestseller original de ediciones Diamante. Que además te tengan que explicar qué es el libro en cuestión ya es el colmo. “Una novela de autosuperación para padres e hijos”. Argh..

Esos pequeños detalles me habían mantenido lejos de semejantes libros por mucho tiempo. Pero el refrán dice que los libros no deben juzgarse por la portada. Aplicarlo de forma literal me costó muchos disgustos. Vale decir que esto aplica para todos los librejos citados en el título de la sección:

Errores de dedo y de redacción. Personajes burdos y desarrollados de la forma más cursi posible. Proyecciones moralinas del autor con pretensiones de convertirse en máximas de aplicación universal. Manuales de instrucciones disfrazados con narrativa. Manuales que, además, pretenden dar soluciones simples a problemas que tienen implicaciones más complejas. Nombres de inspiración árabe siempre, porque sí (seguro, Secchid “Pérez” es el nombre con el que cualquier lector se identificaría). Machismo disfrazado de convivencia matrimonial. Etcétera.

A estas alturas el lector de la entrada podría preguntarse por qué leí más de un título. Bien simple: quería comprobar qué tanto le ve la gente a esos libros. Por fortuna a mí no me tocó, pero sé que era común poner libros de CCS…ánchez como lecturas obligadas en la escuela. ¡Habiendo un universo de libros y se ponen a elegir esos!


Después de tan funestas experiencias ¿me arrepiento? En términos de tiempo y esfuerzo (y náuseas posteriores), sí. Pude haber ocupado mi tiempo en mejores libros. Por lo menos me quedo con la satisfacción de poder decir que estos autores son malos como la leche pasada con conocimiento de causa.

Y ustedes… ¿tienen libros “malos” en sus experiencias?

Anuncios

5 comentarios

  1. Apenas lo empecé, me arrepentí, el Sueño del Celta de Vargas Llosa, me chocó desde el principio que en la contraportada dijeran que el protagonista muere. Por principio lo terminé, pero no me gustó.

    Me gusta

  2. Bueno, leer libros malos es buena idea al final de cuentas, ahora ya tienes la certeza de que son pésimos libros no solo la sospecha, es por eso que yo también he leído algunos (incluyendo tu actual lista), y me han preguntado: ¡¿Por qué rayos lees esos libros si son malos?! (No es que me la pase quejándome de ellos, nooooo jaja) Pero creo que puede llegar a ser necesario en algunas ocasiones, para dar tu punto de vista con argumentos de peso.

    😀

    Me gusta

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s