8. Libros que NO he leído (y que aparentemente todo el mundo sí)

Día 8. Mis dedos se están doblando ante el teclado. La fatiga luego de agotadores escritos en el blog paralelo empiezan a hacer mella en mi consciencia. Estoy revisando mi reserva de temas para el blog, tratando de no gastar los mejores (o menos peores) en los primeros días. ¿No hay otra cosa? Sea, entonces…


¿Alguna vez han revisado los libros que han leído y los han contrastado con las listas de básicos que pululan por Internet? ¿O revisado en los medios para encontrarse con libros “que todo el mundo ha leído”? ¿”Imprescindibles”? ¿”Básicos”?

Aquí están mi lista de libros que he recomendado algunas veces, que he llegado a citar… esos que he presumido al más puro estilo poser de Internet en una que otra ocasión, pero que no he leído completos. Me aburrieron, no los entendí, me quedé a medias, etcétera. ¡Que se prenda la hoguera!

El Quijote

A mi favor, debo decir que lo intenté con la edición de aniversario emitida por la Real Academia de la Lengua Española. ¡Gracias, generosidad de la SEP durante el sexenio de Fox! Una lectura intrincadísima en una edición con unas notas al pie que rayaban en lo ridículo, pero que sin ellas no habría luz sobre mi lectura. Me rendí después de unos pocos capítulos. Mi orgullo me ha impedido buscar una versión más legible para intentarlo de nuevo.

La Divina Comedia

Leí buena parte de esta obra y me ha fascinado… al menos hasta donde me quedé. Fue algo más o menos así:

Infierno: ¡interesante! no puedo dejar de leer, nopuedonopuedonopuedo…

Purgatorio: amm, me está aburriendo un poco. No importa, todavía le encuentro sentido. Seguro que en el Paraíso todo mejorará, ¿verdad?

Paraíso: zZzZzZzZ…

Releí el Infierno hasta que alguien en mi casa prestó el libro y no volví a saber de él. Si tengo oportunidad de volver a adquirirlo, no pienso aventurarme en el Paraíso dantesco. Nunca. Mea culpa.

El proceso

No sabría si dejar este título aquí, porque sigo avanzando en él a pasos pequeños desde que lo compré. Pasos chiquitos porque el ambiente del libro me deprime y termino dejándolo para retomarlo luego. Pero para mis estándares, haberlo conseguido hace más de seis años y no haberlo acabado ni una vez ya es suficiente como para etiquetarlo en lo “no leído”. Si Kafka pudiera ver esta situación desde la tumba estaría contento, pues no quería que se leyera su obra. Algún día, Joseph K. Algún día.

Rayuela

La comunidad poser en redes sociales bien podría odiarme por no haber leído “la obra cumbre” de Cortázar. No pude terminarla. Lo empecé varias veces, pero no lo encontré especialmente fascinante. Me aburría al punto de terminar releyendo la misma página una y otra vez. Lo cerré por última vez cuando tenía 15 años y ha estado acumulando polvo desde entonces. Quiero creer que ya crecí y que podré leerlo si me lo propongo, pero por ahora no me dan ganas.

A mi favor, he leído otros libritos de Cortázar. ¡Tomen esa, hipsters!


Bien, esa ha sido mi pequeña lista de vergonzosos secretos. Esparcid la palabra y preparad leña para la hoguera. ¡Saludos!

Anuncios

2 comentarios

Tus comentarios evitan que un poodle termine en la calle...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s